¡Es la corrupción, estúpido!

¡Es la corrupción, estúpido!

J. Jesús Esquivel

Corresponsal de la revista Proceso en Washington

@JJesusEsquivel

 

 

 

 

¡Es la corrupción, estúpido!

 

 

Washington (apro) – Para Dan Coats el Director Nacional Inteligencia de Estados Unidos no hay ningún misterio: la corrupción rampante en la presidencia de Enrique Peña Nieto propiciará la derrota de su candidato José Antonio Meade, en las elecciones presidenciales del 1 de julio. 

El martes 13 de febrero ante el Comité Selecto de Inteligencia de la Cámara de Senadores del Congreso federal de Estados Unidos, Coats y los demás jefes de las agencias de inteligencia (espionaje) del gobierno de Donald Trump, presentaron un panorama sobre las amenazas internacionales a la seguridad de su país y ninguno; ninguno de ellos habló de la supuesta injerencia rusa en las elecciones mexicanas. 

Esto no quiere decir que en un futuro algún funcionario de Estados Unidos mencione la sombra de la presunta amenaza de Moscú sobre los comicios mexicanos; aunque es más viable, latente y peligrosa la posibilidad de que Washington pretenda manosear las elecciones. 

Lo dicho por Coats en el Capitolio no es ciencia, es el saldo de un sexenio corrupto encumbrado en la impunidad. 

“Un asunto clave en el ambiente político para este 2018 en América Latina, es casi una certeza de que será la frustración popular por el bajo crecimiento económico, los escándalos de corrupción y el espectro de la endémica actividad criminal en algunos países. Elecciones presidenciales, incluyendo a las de Colombia y México se llevarán a cabo en momentos en que los partidos políticos e instituciones gobernantes registran records bajos de apoyo; lo cual podría fortalecer el atractivo de candidatos de oposición”, fue la referencia de Coats en el Senado y alusión clara de que Meade perdería en las urnas ante Andrés Manuel López Obrado, líder y candidato de Morena, o Ricardo Anaya Cortés; abanderado del PAN. 

El ambiente en el país es de hartazgo por tanta corrupción, descaro e impunidad en el sexenio peñista.  

No sirven los arrepentimientos presidenciales sin acciones judiciales que compensen tanto saqueo a las urnas del erario, violaciones a los derechos humanos y alianzas entre políticos para proteger a los rateros y delincuentes de cuello blanco. 

¡Es la corrupción, estúpido!, lo que Coats quiso explicar a los senadores del Comité Selecto de Inteligencia en su análisis sobre lo que podría ocurrir en las elecciones presidenciales mexicanas. 

No se requiere ni ser Director Nacional de Inteligencia de Estados Unidos, ni James Carville, estratega de la campaña presidencial de Bill Clinton que impuso la frase; ¡es la economía, estúpido!, como lema de la estrategia electoral exitosa que contribuyo a la derrota del expresidente George W. Bush.  

En México basta con revisar el número de gobernadores priistas acusados de corrupción, en prisión o huyendo de la justicia, pero bajo la cobija política de Pena Nieto; para entender por qué Meade, el candidato del PRI sin ser miembro del partido estaría destinado a la derrota. 

Veamos si ahora si queda claro: ¡ES LA CORRUPCIÓN, ESTUPIDO! 

 

Related posts

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *