La codependencia

La codependencia

 

Claudia Soriano Segoviano. Psicoterapeuta Gestalt y Psicocorporal.

Facebook: Psicoterapeuta Claudia Soriano Segoviano

Email: [email protected]

 

 

La codependencia 

 

 

“Nos hicieron creer que cada uno de nosotros es la mitad de una naranja, y que la vida sólo tiene sentido cuando encontramos la otra mitad. No nos contaron que ya nacemos enteros, que nadie en la vida merece cargar en la espalda la responsabilidad de completar lo que nos falta”. 

John Lennon 

La codependencia se considera un patrón de comportamiento en el que una persona se encuentra dependiente de la aprobación de alguien más, para poder desarrollar su autoestima y su identidad. Dicho de otro modo, la codependencia es cuando nuestro actuar requiere la aceptación y reconocimiento de alguien para aparentemente sentirnos felices. 

Las relaciones de codependencia implican un grado de relación nada saludable, en la que no se tiene individualidad, independencia o autonomía. Generalmente quienes la viven no son conscientes de esto, y suelen justificar su comportamiento con todo tipo de explicaciones. 

La codependencia en la mayoría de los casos va acompañada de celos, posesión y manipulación.  

Con frecuencia las personas codependientes se colocan en el papel de cuidador/a, ya que ese lugar les da un sentido de importancia, y les permite no darse cuenta de sus propias necesidades, asegurando que disfrutan de lo que hacen, mientras ocultan y se niegan a sentir el vacío y la insatisfacción que padecen. 

Quienes permanecen indefinidamente en una relación codependiente tienen profundamente arraigada la idea de que necesitan a esa otra persona en su vida para sentirse completos. 

Para las personas codependientes, la soledad es el peor escenario posible, sin poder darse cuenta de que es el más saludable. Sienten que estar solas significa que no hay ninguna posibilidad de ser feliz, debido a que realmente creen que necesitan que alguien dependa de ellas para poder sentirse bien consigo mismas. 

Hay una característica casi siempre presente en las personas codependientes, la ansiedad que sienten de manera más permanente que cualquier otra emoción, por lo que invierten enormes cantidades de tiempo y energía en intentar ayudar y transformar a la otra persona, o bien adaptarse a esta, además de necesitar la validación y aprobación que obtienen a través de cuidar y rescatar a los demás.  

Generalmente las personas codependientes no han tenido consciencia de los límites que son necesarios para relacionarse con los demás desde un lugar saludable, y aceptan conductas destructivas de rechazo y maltrato, ya sea físico, mental o emocional. 

La codependencia no se presenta únicamente en una relación de pareja, también se presenta en las relaciones familiares, entre amistades y cualquier otro vínculo de relación socio-afectiva.  

Algunas otras características de las personas codependientes son la necesidad de validación y aprobación por salvar y cuidar a los demás, una marcada tendencia al perfeccionismo acompañada del miedo a fracasar, una notoria sensibilidad a la crítica, un no prestar atención a las necesidades personales, una baja autoestima y una fuerte necesidad de controlarse y controlar su entorno. 

Las conductas que se derivan de la codependencia generan el fortalecimiento de la sensación de no poder mantenernos sin la presencia de la otra persona u otras personas, y estar en constante búsqueda de querer llenar vacíos internos que no han sido satisfechos debidamente en algún proceso de nuestra vida. 

Es cierto que para mantener un bienestar en nuestras relaciones es importante que éstas sean alimentadas, se cultiven y así crezcan, sin embargo, también es cierto que para esto no es necesario sacrificarnos, padecerlo y mucho menos alimentar una dependencia. 

No es fácil darnos cuenta y aceptar que estamos en una relación codependiente; para ello es necesario identificarla, reconocerla y asumirla. Y cuando lo hemos hecho, lo siguiente es empezar a hacernos cargo solamente de nosotros, asumir nuestros miedos y demás emociones al respecto, y así poder ir delineando el camino que queremos caminar de ahora en adelante. 

Sé que puede sonar fácil, y no lo es, sin embargo, si quieres lograr una independencia emocional cada vez mayor, siempre será necesario dar los pasos necesarios hacia lo que te haga sentir y vivir tu vida con más autonomía, satisfacción y plenitud. 

Si sientes que necesitas acompañamiento terapéutico para salir de alguna relación de codependencia, mándame un mensaje de whatsapp al 5522558651 para platicar y hacer una cita. Será un placer acompañarte. 

Related posts

1 Comment

  1. Jorge Aguirre Hervis

    Es algo muy digno e interesante para tomarlo en cuenta, ser sinceros si la padecemos y afrontarla con eficacia, y si no es así, de cualquier forma es un peligro sobre todo en las relaciones de tipo afectivo. Al contrario de la codependencia, hay que actuar en toda buena relación con esmerada corresponsabilidad.

    Contestar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *