La soledad

Claudia Soriano Segoviano. Psicoterapeuta Gestalt y Psicocorporal

Facebook: Psicoterapeuta Claudia Soriano Segoviano

Email: [email protected]

 

 

 

La Soledad 

La soledad es a veces la mejor compañía, y un corto retiro trae un dulce retorno” 

John Milton 

 

Todas las personas en algún momento de nuestra vida hemos experimentado el sentimiento de soledad. Somos seres sociales por naturaleza, lo que significa que necesitamos del contacto y las relaciones humanas independientemente de lo autónomos que seamos.  

Las relaciones interpersonales nos dan una sensación de pertenencia, de seguridad y de bienestar, sin embargo, es cierto que podemos sentirnos solos aun estando rodeados de gente, algo a lo que se le llama soledad emocional, la cual presenta sentimientos de inseguridad y tristeza. 

¿Cuántas cosas has hecho por miedo a la soledad de las cuales después te arrepentiste? ¿Cuántas te has dicho que no repetirás y vuelves a caer en la trampa? Para algunos, la soledad es no tener a alguien con quien salir y compartir historias. Para otros, la soledad tiene que ver con la necesidad de amor y atención. 

Cuando el sentimiento de soledad emocional se va instalando en nosotros, muy probablemente traerá consigo tristeza, angustia, ansiedad e incluso miedo, y es entonces cuando debido a eso nos vamos encadenando a afectos para salvarnos. 

El sentimiento de soledad está relacionado con el aislamiento, con la idea de no formar parte de algo, de no estar incluido en ningún proyecto y sentir que a nadie le importamos lo suficiente. 

Cuando el miedo a sentirte o estar solo crece, muchas veces se vuelve incontrolable y provoca un alto nivel de angustia, es decir, lo que era un miedo natural, se trasforma en una incapacidad de estar a solas (a esto se le llama autofobia). La persona que padece autofobia, tiene sensaciones de temor y ansiedad, acompañada de pensamientos persistentes de miedo al abandono y/o pérdidas de sus seres queridos. Esto puede llegar al extremo de no poder quedarse o estar solo en casa, llevando a la persona a crear vínculos afectivos de codependencia, para no estar solo y hacer lo que sea por el otro, para evitar ser abandonado. 

Sin embargo si intentamos ver de otro modo a la soledad, podríamos darnos cuenta que estar solos es un espacio necesario y saludable, que nos permite conectar con nuestros deseos, sentimientos y pensamientos.  

Lo ideal de elegir relacionarnos con los demás es para compartir la vida, y no para afirmar quiénes somos.  

Para ello es muy  importante aprender a vivir y a disfrutar de los momentos de soledad como algo placentero, lo que contribuye a una relación saludable, con nosotros mismos y con quienes nos relacionamos. Es en el silencio de la soledad, donde están las respuestas a tus propias preguntas y replanteamientos. Tan importante es disfrutar y valorar los momentos de soledad, como de los momentos en compañía. 

Si es que no has sabido disfrutar de estar contigo mismo, hay algunas cosas que te pueden ayudar para empezar a hacerlo. Me parece que lo primero es identificar todas esas creencias limitantes que hemos introyectado en nuestra vida, y que nos hacen pensar y sentir que si estamos solos, algo no está bien con nosotros. Por ejemplo, que “no es bueno estar sola o solo”, que “con el carácter que tienes nadie te va a aguantar” y entonces la soledad será ese “mal destino que te acompañará”, o que estás sola o solo porque “nadie te quiere”, en fin, tantas frases que cada quien puede tener tan arraigadas, y que es importante identificar para modificar esas creencias que nos limitan. 

Hacer espacio en nuestra vida para pasar tiempo con nosotros mismos, es algo muy importante también. ¿Qué te gusta hacer? ¿De cuáles cosas disfrutas? ¿Qué planes y proyectos tienes para ti? 

Descubre o redescubre esas actividades que disfrutas mucho realizar, y que posiblemente has dejado de lado a lo largo de tu vida. Viajar, leer, bailar, andar en bicicleta, pintar, estudiar, patinar, cocinar, en fin tantas posibilidades, y realízalas sólo para ti, disfrutándolo y sabiendo que estás con la mejor de las compañías: la tuya. Date las cosas que te gustan, sabiendo y sintiendo que te las mereces por ser la persona que eres. 

Una de las frases más significativas de la filosofía universal, que surgió en Grecia y que habría estado escrita en el pórtico del templo a Apolo en Delfos, dice: “conócete a ti mismo y conocerás a los dioses y al universo”. 

Considera que sólo habiendo disfrutado de tu propia compañía, serás capaz de disfrutar plenamente de la compañía de los demás. 

Si sientes que un proceso terapéutico te vendría bien en este momento de tu vida, mándame un mensaje de whatsapp al 5522558651 para platicar y hacer una cita. 

 

 

 

Related posts

1 Comment

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *