Denuncian negligencia de la PGJ de Tlaxcala en desapariciones de mujeres y niñas

Denuncian negligencia de la PGJ de Tlaxcala en desapariciones de mujeres y niñas

Denuncian negligencia de la PGJ de Tlaxcala en desapariciones de mujeres y niñas

Gerardo Campos

Familiares de víctimas de desaparición, secuestro y abuso sexual, en conjunto con organizaciones civiles y abogados, denunciaron un “patrón sistemático” de negligencias por parte de la Procuraduría General de Justicia de Tlaxcala (PGJT).

En una conferencia de prensa llevada a cabo en el Centro Nacional de Comunicación Social (Cencos), el representante del Grupo de Acción por los Derechos Humanos y Justicia Social, David Peña Rodríguez, dio a conocer que en 14 meses se han registrado 10 casos de desaparición de mujeres, de las cuales siete son menores de edad. Sin embargo, la PGJT solo tiene una averiguación previa correspondiente al caso de Karla Romero Tezmol.

David Peña explicó que el hecho de que la PGJT no investigue los casos responde a un “patrón sistemático”, que impide que la instancia estatal inicie las investigaciones. “En el 100 % de los casos, la procuraduría dice: no hay delito qué investigar”, agregó.

El patrón sistemático consiste, primero, en ocultar información a fin de manipular las cifras, es decir, “solo abren reportes administrativos, clasificados como actas circunstanciadas, en las que se determina invariablemente que no hay delito qué perseguir”, y segundo, la desaparición de elementos, pruebas, datos y testimonios. “Cuando las familias empiezan a aportar pruebas a estas mismas actas circunstanciadas, los videos se rompen, los testimonios se pierden”, detalló el abogado, y agregó que este patrón deriva en que la PGJT no reporte los casos de las niñas y mujeres desaparecidas.

El Grupo de Acción por los Derechos Humanos y la Red Retoño lograron identificar estas malas prácticas de la PGJT a partir del caso de Karla Romero Tezmol, pues para que la PGJT iniciara una carpeta de investigación, sus abogados tuvieron que conseguir un amparo.

Karla Romero Tezmol, de 11 años, fue reportada como desaparecida el 13 de enero de 2016 en el municipio de San Pablo Monte, una de las localidades que conforman el llamado “corredor de la trata”.

Según algunos testigos, la menor fue sustraída por personas a bordo de un auto color negro en la calle 20 de noviembre. Los hechos fueron registrados por una cámara de seguridad particular de uno de los negocios ubicados en esa calle. Sin embargo, de acuerdo con la abogada de la Red Retoño Miriam Pascual, durante la recolección de las pruebas, la PGJT solicitó el video correspondiente al día 14 de enero, es decir, el día siguiente a la desaparición de Karla. 

En el mismo caso, Olga Tezmol, madre de la menor desaparecida, contó que al reportar la desaparición de su hija, la responsable de Alerta Amber Tlaxcala, Myriam Quiroz, omitió la ficha de búsqueda por recomendación de quien era en ese entonces la titular de la procuraduría estatal, Alicia Fragoso, quien además sugirió a la familia guardar silencio sobre el caso para evitar que la prensa entorpeciera la investigación.

El casó de Karla Romero es el único registrado en el Sistema Nacional de Seguridad Pública, debido a que la PGJT no ha sido capaz de procesar los casos de las otras víctimas como una investigación previa.

Sin embargo, el de Karla no es el único expediente con irregularidades. En los casos de Sandra Xahuantitla, de 12 años; y Sarahi Tezmol, de 17, dos menores que ya fueron localizadas y que sufrieron abuso físico, psicológico y sexual, la procuraduría no integró carpetas de investigación porque “no se encontraron delitos qué perseguir”.

En ambos casos, además de la violencia sufrida por parte de sus captores, las niñas y sus familiares denunciaron haber sido violentadas por el personal de atención médica y psicológica de la PGJT, que retrasó las revisiones físicas de las menores y omitió resguardar el material genético que permitiría identificar a sus agresores.

En los últimos 14 meses, sólo en San Pablo Monte se han reportado diez desapariciones de niñas y mujeres, de las cuales solo la de Karla Romero ha tenido seguimiento por parte de las autoridades, mientras que las denuncias de Brenda Tlatelpa Mora, Lizeth Cantor, Karla Mireya García Paredes, Sarahi Tezmol Salas, Sandra Elisa Xahuantitla, Aurora Paredes Vicente, Graciela Sánchez Esquina y Alberta Cruz Hueyo no han encontrado justicia.

Related posts

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *