Ahora, ¿la gallina de la “unidad”? (A bote pronto)

Ahora, ¿la gallina de la “unidad”? (A bote pronto)

Alejandro Mosqueda Guadarrama

Camarógrafo, editor y documentalista

Facebook: Moga Aleko

 

 

 

 

Ahora, ¿la gallina de la “unidad”?

 

El llamado “gasolinazo” es la puntilla para llevar la economía del país a la peor crisis de las últimas décadas. El gobierno de Peña consideró que no había otra salida, que era necesario subir la gasolina, teniendo varios precios (llegando a 90 precios a lo largo y ancho del país). México ha pasado de país petrolero a país sin dinero, parodiando lo que decía una consigna popular.

El señor Peña buscando explicar claramente la situación actual y el gasolinazo, posiblemente apoyado en sus mejores asesores en economía y comunicación, recurrió a una simple frase que consideró correcta y suficiente para generar una aceptación de la ciudadanía: se acabó la gallina de los huevos de oro. Esperaba que con esta frase-explicación las protestas acabarán o al menos las explicaciones de muchos investigadores, académicos y economistas tuvieran un giro y aceptaran su sintética visión sobre la economía nacional y la situación de Petróleos Mexicanos.

Sus discursos-explicaciones de las últimas semanas van de lo simple, cínico, torpe, insensible, hasta lo burdo y falaz. Desde hace al menos un par de décadas se insistía por parte de algunos analistas de diferentes disciplinas en los enormes riesgos que traería llevar al país, a la economía, por el sendero del neoliberalismo entreguista, de las reformas estructurales que favorecían el proceso de privatización y la política económica en franca dependencia de la economía de los Estados Unidos y los grandes monopolios, principalmente.

Peña, asumiéndose como la imagen del priismo joven y renovado, usó la presidencia para continuar por ese camino, con el agravante de una descarada y profunda corrupción, despilfarro y acciones para favorecer los multimillonarios negocios para “los cuates”. Pensaría, tal vez, que México no tenía una gallina, sino muchas y que no se notaría “una pluma menos en la gallina”. Si De la Madrid fue un presidente gris, Peña es ya en la historia del país el presidente de la corrupción y el cinismo.

Las acciones del actual gobierno dejan ver que simplemente no hay rumbo, que no se sabe qué hacer ante la catástrofe económica.

Ahora, la política que Trump pretende implementar y su actitud de total confrontación con México, pone a Peña en una situación que aún no termina de descifrar y mucho menos ha creado una estrategia para enfrentarla. Hay una tendencia a defender el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN, o también llamado TLC), como si éste fuera la salida a la crisis del país.

A decir de muchos estudiosos, fue exactamente este tratado el fortalecimiento de una política económica que fue erosionando en forma permanente la producción y el mercado interno, impulsada desde De la Madrid y apuntalada por Salinas (no hay que olvidar sus políticas privatizadoras y su reforma al Artículo 27 constitucional, en enero de 1992, para desaparecer el ejido). ¿Cómo explicar que con su enorme y variada riqueza natural México no pueda ser autosustentable en materia alimenticia e incluso con productos para la exportación?

Con el esquema neoliberal, la apuesta de crecimiento económico dejó de ver al campo, a la industria nacional y a la tecnología propia. El apoyo al campo se fue reduciendo al grado de quedar en acciones generadoras de programas paliativos, que sirven sólo para la foto del presidente y los funcionarios en turno. No es nada casual que la migración de mujeres y hombres mexicanos hacia las ciudades y a los Estados Unidos sea en su gran mayoría del campo. Son Veracruz, Campeche, Yucatán, Quintana Roo, Guerrero, Oaxaca, Chiapas, Michoacán, Estado de México, San Luis Potosí, Querétaro, Hidalgo y Puebla los estados que mayor migración presentan. Entre estos se encuentran los estados más pobres de México: Chiapas, Guerrero y Oaxaca.

Los índices de pobreza son cada año mayores, a pesar de los programas oficiales de “combate a la pobreza” (me parece muy difícil que a través de la entrega de tablets, pantallas o micro despensas se pueda revertir la pobreza o mejorar la calidad alimenticia de aproximadamente 55 millones de personas que están en esa situación).

Ahora con la situación de crisis económica y el abusivo aumento de la gasolina y sus efectos en el precio de productos y transporte, Peña ve caer su aceptación a un mínimo histórico: 12 %. Paradójicamente, los embates -desde los mensajes de 140 caracteres- por parte de Trump, le crean a Peña la posibilidad de levantar su porcentaje de aceptación a partir de inventarse una imagen, una actitud y un discurso patriótico y nacionalista, algo así como el defensor de la nación.

Para salvar al país de la agresión del vecino del norte, encarnado en la figura del magnate, la “gallina de los huevos de oro” se transmuta en la “gallina de la unidad”. Aquí habría que recordar y revisar (con una visión más acorde a las dinámicas actuales del capital) lo que, a principios del siglo pasado, un ruso escribió sobre esas evoluciones que da el capitalismo*, agregando lo del intercambio desigual y los monopolios sin fronteras, todo dentro del marco de la ley del valor desde la perspectiva marxista.

Hoy, ante lo burdo y bravucón de Trump, se visualizan situaciones que perjudicarán la economía mexicana y a millones de nacionales que viven de este y de aquel lado. Sin perder el tiempo en regateos o condicionamientos, la clase política (de todos los signos), empresarios y funcionarios del gobierno (bueno, hasta la jerarquía eclesial), se han manifestado -algunos a punto de desgarrarse las vestiduras- por dejar las diferencias a un lado y unirnos para defender a México de las actitudes y agravios escritos y vociferados desde el norte. Todos unidos con una sola bandera: México es primero.

Me parece muy bien… pero les preguntaría ¿por qué hasta ahora?

Se ha venido cocinando el discurso de “unidad”, aderezada con palabras como dignidad y soberanía.

Pues suena muy bien… aunque surgen algunas preguntas que aún no tienen respuesta de esos actores: ¿En torno a quién o a quiénes plantean la “unidad”? ¿No se requiere -desde hace al menos dos décadas- “unidad y patriotismo” para fortalecer a los productores nacionales -el campo- y a la industria nacional -desde la pequeña-? ¿”Unidad” bajo qué estrategia y planteamientos concretos? ¿Defender el TLCAN -y reacomodarlo- para seguir amamantando la dependencia en lugar de cambiar de política económica?

Sí, se requiere “dignidad y soberanía” para que este país camine fortaleciendo su desarrollo y economía interna, y que se vea reflejada en una clara mejoría en la calidad de vida de sus habitantes… Sin embargo, ustedes señores de la clase política -empezando por quien encabeza el actual gobierno-, señores de la clase empresarial y las élites partidistas, lo que menos tienen es dignidad y lo que menos han defendido es la soberanía del país: han creado un mecanismo/modus vivendi que les permite saquear las arcas públicas -tapándose unos a otros- y han elaborado y aprobado leyes y reformas que han vulnerado la soberanía de nuestro país.

Ahora hablan de “unidad” y se ponen la camiseta que han pisoteado. Es una actitud vil y oportunista, y pues sí: la situación se les pone en bandeja de oro para colocarse como dignos y patriotas y tratar de lavarse la cara.

Si la lamentable situación económica en la que está el país es producto de las acciones del actual gobierno, entonces, ¿acaso no sería deseable también la “unidad” para sacar al gobierno inepto, entreguista y corrupto que encabeza Peña?

Desde la sociedad civil se oyen voces de defensa y unidad, también. La diferencia es que ahí sí se ve un horizonte que plantea otro camino -otras reglas- para no llegar de nuevo a la actual situación de dependencia y sumisión a los EE.UU.

Dijo por ahí López: “no hay nada de que (qué) preocuparse”… Dijo por ahí Fox: “ya ganamos la partida”.

… Digo yo por acá: no les creo.

____________________________

 

*El Imperialismo, fase superior del Capitalismo. Vladimir Ilich Lenin. 1916.

Acerca del autor

Post relacionados

Contestar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *