Detrás de la apatía

Detrás de la apatía

Claudia Soriano Segoviano. Psicoterapeuta Gestalt y Psicocorporal

Facebook: Psicoterapeuta Claudia Soriano Segoviano

Email: [email protected]com

 

 

 

Detrás de la apatía 

 

 

Dejarse llevar pasivamente es impensable 

Virginia Woolf 

 

 

Se conoce a la apatía como un estado caracterizado por no sentir emoción, interés, pasión, y sentimientos en general, por los diferentes aspectos de la vida, y está asociada a una sensación de desesperanza. 

La apatía podría estar haciendo que no disfrutes tu vida. Si en tu caso, sientes tristeza, desmotivación, poca ilusión por relacionarte, por trabajar o por cualquier actividad, entonces, podrías tener apatía. 

La palabra apatía viene del griego formada por “a”, prefijo de negación, y “pathos”, emoción o sentimiento, y se refiere a “indiferencia de ánimo”. 

Sentirnos apáticos tiene que ver con sentirnos sin ganas de hacer nada, y cuando hacemos algo, no nos causa ningún tipo de sensación, ni agradable ni desagradable; es como si no sintiéramos. 

La apatía puede generar que quien la padece disminuya su nivel de esfuerzo y su rendimiento en cualquier aspecto de su vida. Cuando esta crece a un grado máximo en el que nos impide actuar con normalidad, dificultando tomar decisiones o dificultando el empezar o continuar la realización de tareas, puede llegar a denominarse abulia, la cual se define como una situación extrema de disminución notable de energía y falta de voluntad. 

La apatía puede tener varias causas, puede deberse a algo biológico, y también a cuestiones emocionales y mentales. La presencia de pensamientos negativos, tanto de sí mismo, como del mundo y del porvenir, contribuye en gran medida a desgastar el estado de ánimo y la motivación de la persona llevándola a entrar a un estado de apatía. 

Otro elemento vinculado a esta es la tendencia a plantearnos metas que son difícilmente alcanzables, y que sobrepasan la propia capacidad para llevarlas a cabo, lo cual genera una gran frustración. 

Uno de los trastornos en los que más frecuentemente puede presentarse la apatía es la depresión, donde la persona ve el mundo, su propio futuro y a sí misma de una manera hostil y negativa. La desesperación y malestar generados pueden conllevar sentimientos de apatía. 

Vivir en un estado constante de tensión también puede generar la presencia de apatía. Encontrarnos en situaciones que sentimos que no podemos evitar y que provocan desesperanza, pueden también generarnos un estado apático si se mantienen por un tiempo prolongado. 

Superar este estado tiene diferentes alternativas. Una de ellas es la terapia, la cual puede ayudar a la persona a identificar caminos o estrategias que puedan ayudar a plantearse objetivos alcanzables, que tal vez al principio sean fáciles de realizar, y en ese avance establecer metas que requieran más esfuerzo… o sea poco a poco. 

Hacer modificaciones en nuestra rutina diaria es de mucha ayuda para ir saliendo de ese estado. En la medida de lo posible bajarle al estrés de la vida cotidiana, aprendiendo a delegar responsabilidades, o también soltando las cosas que nos sobrepasan. 

Administrar nuestro tiempo y no cargarnos de actividades que nos generen estrés y tensión, puede también ayudarnos a deshacernos de la apatía. Abrirnos espacios de relajación, de diversión y de placer, en gran medida nos permitirá encontrar el gusto de hacer las cosas. Realizar ejercicio físico es muy recomendable ya que ayuda a generar endorfinas, que sabemos nos levantan el ánimo, y reducen los niveles de ansiedad y frustración. 

La apatía ocasional es algo que casi todas las personas experimentamos. Sin embargo, cuando esta permanece por un largo periodo de tiempo es recomendable pedir apoyo profesional, para que te ayuden a identificar qué hay detrás de ella, y acompañarte a resolverlo. 

Como siempre, si sientes que podría serte útil un proceso terapéutico puedes mandarme un mensaje de whatsapp al 5522558651 para hacer una cita. 

 

Related posts

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *