De la discrepancia ¿a la confrontación? A 48 años de las FLN y a 34 del EZLN  (A bote pronto)

De la discrepancia ¿a la confrontación? A 48 años de las FLN y a 34 del EZLN (A bote pronto)

Alejandro Mosqueda Guadarrama

Camarógrafo, editor y documentalista

Facebook: Moga Aleko

 

 

 

 

 

De la discrepancia ¿a la confrontación?

A 48 años de las FLN y a 34 del EZLN

 

 

 

 

El surgimiento del EZLN en Chiapas fue producto de un proceso que requirió de mucha paciencia por parte de las Fuerzas de Liberación Nacional (FLN). El primer intento de implantación en la selva, en 1974, en el rancho el Chilar, municipio de Ocosingo, fue prácticamente aniquilado.

Las FLN fueron fundadas el 6 de agosto de 1969 en la ciudad de Monterrey, por siete jóvenes, entre ellos César Germán Yáñez Muñoz, Fernando Yáñez Muñoz, Alfredo Zárate Mota y Mario Sánchez Acosta, con la intención de crear un partido marxista-leninista que impulsara la lucha revolucionaria en México.

En 14 de febrero de 1974 sufren un duro golpe al caer su principal casa de seguridad, la “Casa Grande”, en la calle Jacarandas, en Neplanta, Estado de México. A los pocos días el núcleo revolucionario que se encontraba en el rancho el Chilar (Núcleo Guerrillero Emiliano Zapata) es atacado y prácticamente abatido. Ahí desaparece Cesar Germán Yáñez junto con la mayoría de la dirección de la organización.

Ese año, 1974, el 13 de octubre, se realiza en Chiapas el Congreso Indígena que -a decir de algunos- es un parteaguas en los procesos organizativos del estado: el Congreso se realiza con un perfil independiente de las centrales oficialistas. El gobierno y sus líderes indígenas se ven rebasados y les toca ver cómo van surgiendo nuevos liderazgos con discursos que llaman a luchar por la tierra y a organizarse para construir una sociedad igualitaria y con justicia. Algunos dicen que se le notaba a Don Samuel Ruiz García una leve sonrisa de alegría junto a su equipo de sacerdotes, monjas, diáconos y catequistas. Nacería un año después, 14 de diciembre de 1975, la Quiptic Ta Lecubtesel, organización fundamental en los procesos organizativos en la selva chiapaneca. Ocho años después, en 1983, las FLN se establecerían, otra vez, en Chiapas.

En Chiapas, la historia de la lucha por la vía armada hace referencia a la Unión del Pueblo (UP), una organización político militar en la cual militaba Jaime Soto, chapinguero muy activo y conocido en Las Cañadas. Soto, finalmente optó por el trabajo hacia una organización social abierta, dejando de lado la vía armada, aunque sin desestimarla. Al llegar las FLN, en varias comunidades la opción armada seguía siendo una posibilidad para cambiar su situación.

En 1976, con la llegada a Chiapas de miembros de la organización Política Popular, los procesos organizativos comunitarios se aceleran gracias al apoyo y coordinación con la Diócesis de San Cristóbal de Las Casas. Para finales de la década de los 70, varias organizaciones serán las que encabecen las luchas indígenas y campesinas: Organización Campesina Emiliano Zapata (OCEZ),  la Central Independiente de Obreros Agrícolas y Campesinos (CIOAC),  la Unión de Ejidos 10 de Abril, entre otras.

Las Fuerzas de Liberación Nacional, después de los golpes recibidos, se dieron a la tarea de rehacerse en medio de problemas internos y sorteando la represión que se desató con la “Guerra Sucia” por parte del Estado mexicano. Inician un camino de reorganización, reclutamiento y formación de cuadros. Retomaron su idea del núcleo guerrillero en Chiapas, y el 17 de noviembre de 1983 establecieron el campamento “La Garrapata”, con apenas 6 elementos (3 ladinos y 3 indígenas chipanecos). De ahí surgirá el EZLN como parte de la estrategia de las FLN en su lucha por transformar este país por medio de un proceso revolucionario armado.

Una vez establecidos en la selva chiapaneca, los cuadros de las FLN continúan su caminar en silencio para la acumulación de fuerzas, ahora con el objetivo de alimentar las filas de la guerrilla. Meses después se integró el joven que sería posteriormente el Subcomandante Insurgente Marcos, cuadro reclutado por las FLN. La represión y la nula atención y justicia para los pueblos indígenas chiapanecos, con gobiernos al servicio de los ganaderos y terratenientes, cerraron las vías pacíficas de participación de cientos de comunidades y organizaciones de Chiapas.

El brazo armado de las FLN creció poco a poco hasta tener una amplia base social y un gran número de combatientes de diferentes regiones de Chiapas. A decir de algunos, llegó a ser la guerrilla más grande en Latinoamérica. En 2006, el18 de noviembre, el Subcomandante Marcos invitaba: “… hay que celebrar a quien nos engendró, y nombrar y celebrar a quienes, en estas tierras norteñas, formaron la organización madre de lo que hoy es conocido públicamente como EZLN”.

A diez años del establecimiento del núcleo guerrillero, las FLN realizan un congreso en la Selva para discutir la posibilidad de un levantamiento armado. El 23 de enero de 1993 se tomó el acuerdo -no sin algunas opiniones contrarias- de preparar el levantamiento que sería el inicio de la guerra de liberación, quedando como responsable para su organización y operación el Subcomandante Marcos, en coordinación y con el apoyo de la Dirección Nacional de las FLN.

Han pasado más de dos décadas del levantamiento del 1 de enero de 1994, y el EZLN se convirtió en un actor político con peso para convocar e impulsar iniciativas; en momentos moviéndose con un perfil bajo, llegando a largos periodos de silencio. Las FLN continuaron en total clandestinidad, dejando la palabra pública al EZLN. La última iniciativa del EZLN, en coordinación con el Congreso Nacional Indígena, fue la de lanzar una candidatura para participar en el proceso electoral del 2018 (1).

“La Casa de Todas y Todos” (Casa museo de las FLN, en Monterrey, NL) se pronunció en discrepancia con el EZLN, por esta iniciativa para entrar a la arena electoral. En su editorial del 1 de noviembre de 2016 dice:
“… la liberación de los pueblos es un arduo proceso, que reclama un constante sacrificio; que evade las falsas opciones de la democracia liberal; que no se construye desde los espacios que el poder otorga; que se arrebata mediante la insurrecta organización de quienes día tras día viven el oprobio del engaño, la explotación, el despojo, la persecución y la muerte”.

“… No hallamos en el panorama señales objetivas de que estas lecciones históricas no sean válidas hoy, en nuestro México presente, como no las hallaron en su momento quienes participaron en los procesos históricos que llevaron de un seis de agosto de 1969 a un primero de enero de 1994. La explotación es más intensa, el despojo se ha extendido, la represión sacude a nuestra patria, con decenas de miles de desaparecidos y más de cien mil muertes. El Estado, ese que se legitima mediante un viciado e inoperante proceso electoral, sigue desapareciendo, persiguiendo y asesinando estudiantes; sigue encarcelando a luchadores sociales disidentes.

Nunca en su historia las FLN invitaron al pueblo a votar, ni dedicaron el más mínimo esfuerzo a respaldar a candidato alguno; nunca dejaron de señalar, con la mayor claridad posible, el profundo engaño que anida en la mal llamada “democracia” capitalista. Muchas cosas han cambiado en México y el mundo desde entonces, pero el engaño permanece incólume y al parecer aún más grande. Como en ocasiones anteriores, expresamos esta opinión, respetuosos siempre de los caminos que los pueblos decidan avanzar” (2).

Era clara la discrepancia y, al parecer, la ruptura entre el hijo y la organización progenitora. Ahora, casi un año después de aquella editorial, este octubre del 2107, empezando a caminar la campaña de Marichuy (mujer que encabeza la propuesta del CNI-EZLN), sale otra carta.

La carta está dirigida a Marichuy, pidiéndole que conozca y corrija los agravios y agresiones en contra de Tía Amalia (mujer ex insurgente zapatista que participó en el levantamiento de 1994), “… agresión originada desde la cúpula de la dirigencia del EZLN.” Cierra la carta: “Tenemos 48 años de mantenernos en una actitud y con una política anti-imperialista, sabemos que usted podría llamarnos anacrónicos, puede hacerlo, pero eso nos lo enseñó Xavier Mina y el Che Guevara. Preferimos equivocarnos con ellos, que acertar con el desahuciado sistema político-electoral mexicano”.

No es una carta de deslinde o discrepancia, es una carta de claro reclamo y acusación a la dirigencia del EZLN, de cometer violencia hacia una mujer ex insurgente. Es una carta pública, firmada por el Comandante Insurgente Germán, a nombre de la dirección del Partido Fuerzas de Liberación Nacional. (3)

De la ruptura se ha pasado a un claro enfrentamiento, eso me parece.

Las diferentes manifestaciones de la izquierda en México se han visto confrontadas en varios momentos por la posibilidad de participar o no en los procesos electorales (4). La propuesta de participación electoral del CNI-EZLN tiene una serie de matices/objetivos que la hacen totalmente diferente a los demás partidos, sin embargo, eso no parece ser motivo de consideración alguna para las FLN, que se mantienen fieles a sus principios e historia.

Difícil se antoja la implantación -otra vez- de un núcleo guerrillero de las FLN en Chiapas, para continuar con la lucha de transformación del actual sistema corrupto que cabalga tranquilo en México.

_________________

 

(1)  Abote pronto: Más allá de una coyuntura electoral (21 de octubre de 2016)   https://rompeviento.tv/?p=13432

(2) Casa de Todas y Todos. Editorial: Noviembre, democracia y revolución… http://casadetodasytodos.org/editorial/noviembre-democracia-y-revolucion/

(3) Carta abierta a María de Jesús Patricio Martínez, Marichuy, sobre desplazamiento forzado. http://casadetodasytodos.org/portada/carta-abierta-a-maria-de-jesus-patricio-martinez-marichuy-sobre-desplazamiento-forzado/

(4) A bote pronto: La izquierada y las elecciones. https://rompeviento.tv/?p=14150

 

 

Related posts

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *