Los Miranda, el huachicol y las clases sociales

Los Miranda, el huachicol y las clases sociales

J. Jesús Esquivel

Corresponsal de la revista Proceso en Washington

@JJesusEsquivel

 

 

 

 

 

                                                            Los Miranda, el huachicol y las clases sociales

 

 

 

Washington (apro) – ¿Será que no tienen fin los escándalos de corrupción e impunidad en el gobierno de Enrique Peña Nieto? La pregunta es obligada porque pese a que ya no aguantamos uno más, surgen de manera natural, y de la misma forma, la impunidad se impone a las demandas de justicia. 

María del Carmen Miranda Nava y su marido, Ricardo Víctor Mercado Galán, son dueños de una gasolinera en el municipio de Chapultepec, Estado de México, donde se vendía combustible que los huachicoleros robaban de los ductos de San Juan del Río, Querétaro. La noticia no sería tan relevante -unos rateros más que se burlan de las autoridades mexicanas y de Pemex- si no se tratara de la hermana y el cuñado de Luis Miranda Nava, Secretario de Desarrollo Social (Sedesol) en el gabinete de Peña Nieto. 

Un reporte del 25 de agosto por parte de la Comisión de Seguridad Ciudadana, dio cuenta de las acciones judiciales que se tomaron en contra de la gasolinera de la hermana y el marido del Secretario de Sedesol por vender gasolina robada. El hecho muestra lo arraigado que está el problema de la corrupción en el gobierno de Peña Nieto. Sin embargo, lo más descarado y hasta cómico, fue la respuesta de Miranda Nava cuando se le pregunto sobre el negocio de su hermana y su cuñado. 

De gira por Chiapas, a Miranda Nava se le cuestionó respecto al caso de huachicol en su familia. Su contestación rebasa los límites del descaro. ¿Cómo voy a saber negocios de mi hermana?, contestó un furibundo titular de la Sedesol que intentó deslindarse del todo con respecto al caso de hurto a Pemex.  

Miranda Nava dijo que sabía que su cuñado tenía gasolineras e insistió en que eso a él no le interesa, como tampoco revisar el patrimonio de su hermana ni cómo lo adquirió.  “Que se deslinden responsabilidades y se lleguen a las consecuencias que se tengan que llegar”, sentenció Miranda Nava. 

Lógico que debió revirar a los reporteros con un argumento así, faltaba más, Miranda Nava es el encargado de abatir la pobreza en México que es precisamente generalizada por los corruptos y bandidos como su cuñado y su hermana. 

Si el Secretario de la Sedesol desconoce las acciones criminales de su familia, sin negarle el beneficio de la duda; pues ahora ya lo sabe y por valor cívico y la responsabilidad social que debe tener un Secretario de Estado, lo correcto sería actuar en consecuencia. 

Aunque Miranda Nava no tiene la facultad de investigar ni castigar delitos de robos a la nación, sí como integrante de un gabinete presidencial puede influir para que a los bandidos se les castigue con todo el peso de la ley, como exigimos los mexicanos que con nuestros impuestos le pagamos su sueldo, a él y al mismo presidente de la República. No nos vayan a decir que hasta entre los huachicoleros hay clases sociales. 

 

 

Related posts

2 Comments

  1. Juan Carlos Gutiérrez Nájera

    Él sospechosismo, la intriga y el descaro. Peña Nieto que dirá. Cada uno de mis empleados tiene una responsabilidad y una misión que cumplir. No puedo estar pensando en cómo se desempeñan sus parientes o ellos. ¿Tendrá la razón? Desde el momento que hay algo así,más que separarle del puesto. Investigar y castigar a los culpables y si el otro no tiene línea de investigación, reponerlo en el puesto. Esparza, por ejemplo, es el mayor sospechoso y ahí sigue, queque investigando, mientras pasa el año de Hidalgo. Curioso, los otros prófugos campechanamente, en lujosos hoteles….Eso es lo que se debe combatir, a estos rufianes de cuello blanco…..Cínicos.

    Contestar
  2. Juan Carlos Gutiérrez Nájera

    Él sospechosismo, la intriga y el descaro. Peña Nieto que dirá. Cada uno de mis empleados tiene una responsabilidad y una misión que cumplir. No puedo estar pensando en cómo se desempeñan sus parientes o ellos. ¿Tendrá la razón? Desde el momento que hay algo así,más que separarle del puesto. Investigar y castigar a los culpables y si el otro no tiene línea de investigación, reponerlo en el puesto. Esparza, por ejemplo, es el mayor sospechoso y ahí sigue, queque investigando, mientras pasa el año de Hidalgo. Curioso, los otros prófugos campechanamente, en lujosos hoteles….Eso es lo que se debe combatir, a estos rufianes de cuello blanco…..Cínicos. No esto no.

    Contestar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *