Acuerdo de Unidad Política, ¿con quiénes? (A bote pronto)

Acuerdo de Unidad Política, ¿con quiénes? (A bote pronto)

Alejandro Mosqueda Guadarrama

Camarógrafo, editor y documentalista

Facebook: Moga Aleko

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Acuerdo de Unidad Política, ¿con quiénes?

 

Un grupo de empresarios y amigos de Vicente Fox deciden impulsarlo para que sea el candidato del PAN y eventualmente el ganador de las elecciones del año 2000. Con paciencia y durante varios años, se fue afinando la estrategia y las conexiones con diferentes empresarios del país, empezando por el núcleo promotor del estado de Guanajuato. En un primer momento se encuentran Lino Korrodi, Leticia Calzada, Bernardo Ávalos, Berta Maldonado, Carlos Maure y José Otaduy.

El PRD venía avanzando en algunas partes del país, al grado de ganar con un amplio margen, con la candidatura de Cuauhtémoc Cárdenas, la votación para Jefe de Gobierno del Distrito Federal en 1997. A tres años del levantamiento zapatista (1994) y a tres antes de la elección presidencial del 2000, estos fueron los resultados en el D.F., 48.1% PRD contra 26.3% del PRI y 15.6% del PAN, lo cual ponía a la izquierda anidada en el PRD, con muchas posibilidades de llegar a la presidencia del país.

Pocos meses después nacía oficialmente (en 1998) la asociación civil Amigos de Fox, A.C. dirigida por un pequeño grupo, entre quienes se encontraban Lino Korrodi, Martha Sahagún, Eduardo Sojo y Ramón Muñoz, con una estrategia para colocar su producto en la preferencia ciudadana para las elecciones del año 2000. Vicente Fox se convierte en el político que inaugura las precampañas con muchos meses de anticipación. Amigos de Fox se consolida como una estructura independiente y con fuerza, que opera al margen del PAN e incluso termina imponiendo la ruta y ritmos a la dirección panista, que muy a su pesar asumen la candidatura de Fox sumando esfuerzos a las directrices de los Amigos de Fox.

Como nunca antes se empezó a hablar de las posibilidades de sacar al PRI después de casi 70 años en el poder, ya fuese por la izquierda representada por el PRD o por la derecha a través del PAN. La idea de la transición a la democracia se fortalecía con mayor fuerza vinculada a la imagen de Fox; los miles de productos (playeras, gorras, utensilios, anuncios, etc.) tenían un impacto en la ciudadanía. La construcción del personaje fue paulatina y permanente, no hubo tregua. Cárdenas y el PRD estaban de fiesta con el triunfo en el D.F., y lidiando con implementar algunos cambios.

Para hacer posible catapultar la imagen del producto/personaje Vicente Fox, los Amigos de Fox requerían de millones de pesos. Fue Lino Korrodi quien tuvo un papel fundamental en la operación para hacer posible el movimiento de esos millones y la acumulación de simpatizantes y promotores, en la clase empresarial, política e incluso entre activistas de la sociedad civil que venían teniendo posturas contrarias a la misma derecha panista. Nacía así el “voto útil”, incluso como moneda de negociación por algunos personajes, líderes y organizaciones.

Es en esa elección presidencial cuando quedan al descubierto dos monumentales operaciones para mover millonadas a favor de los candidatos del PRI y del PAN: el Pemexgate y los Amigos de Fox. Recursos que de forma ilícita se destinaron a la obtención de votos.

La llamada transición a la democracia y la alternancia en el poder tuvo como motor las acciones ilícitas para el financiamiento de estos partidos. Mayor contradicción no podría tener como resultado un proceso limpio, y mucho menos un verdadero cambio en el sistema político. Las diferentes instancias responsables de la investigación y en su caso de sancionar el delito, quedaron cortas, no sólo por ineptitud, sino por su colusión y omisión, dejando todo en unas multas millonarias para avalar el proceso electoral y el triunfo de Fox.

Una vez más quedaban demostradas las ineficiencias del sistema de partidos, sus reglas y las instituciones que se supone garantizan el desarrollo del proceso electoral, su limpieza y legalidad. La inequidad electoral, vía financiamientos ilícitos, se ha convertido desde hace décadas en parte de la lucha electoral. Fueron los Amigos de Fox la forma más acabada desde la “ciudadanía” (lejos de la estructura partidista y de la maquinaria del Estado), que operó el financiamiento ilícito.

Uno de los personajes que orquestó todo ese financiamiento (a sabiendas seguramente que era desde la ilegalidad), fue el señor Lino Korrodi Cruz, empresario tamaulipeco, quien no tuvo ningún tipo de sanción o investigación realmente seria. Amigos de Fox, A.C. con este señor al frente, fue una pieza importante en el triunfo del candidato de las botas, así como en la suma de decenas de personajes para la promoción del llamado “voto útil”, que en muchos casos fue el voto vergonzante y oportunista.

Recientemente Korrodi se sumó a la firma del llamado Acuerdo de Unidad Política” que está promoviendo AMLO, al que también está convocando a Cuauhtémoc Cárdenas, el otrora candidato que encabezó en el 2000 las esperanzas de la izquierda, que finalmente fue derrotado en parte por la estrategia financiera y política que se echó a andar con Korrodi a la cabeza.

Lino Korrodi está aplicando para sí (desde la derecha correrse para la “izquierda”), actuar en consecuencia con el “voto útil”. Aún no tengo claro cuántos votos de la ciudadanía ganará AMLO al sumar a sus promotores a este personaje.

Como él, ¿cuántos más faltan por sumarse?

 

About The Author

Related posts

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *