Desarrollan prototipo de inyecciones sin aguja

Desarrollan prototipo de inyecciones sin aguja

Desarrollan prototipo de inyecciones sin aguja

Por Ana Flores

Un grupo de profesores y estudiantes del Instituto Nacional de Astrofísica, Óptica y Electrónica (INAOE) de Puebla, desarrolló el prototipo de un dispositivo que permitirá suplir las inyecciones intramusculares, a través de una tecnología láser que suministra líquidos a los pacientes sin la necesidad de establecer contacto físico entre ellos.

En términos simples, el proyecto consiste en generar chorros líquidos de altas velocidad a través del láser, con un proceso llamado termocavitación y  así dirigirlos hacia la piel para lograr perforarla. Su funcionamiento se divide en dos partes, el primero contiene la cámara que produce una burbuja, y la otra es el canal por donde es expulsado el líquido.

La clave para generar los chorros de alta velocidad consiste en calentar el agua a una temperatura de 300 grados Celsius, el líquido sufre una transición de fase explosiva, cambia a vapor y genera una burbuja que se expande y colapsa en tan solo 300 microsegundos. La expansión de la burbuja empuja el líquido a través del canal. El diseño del canal permite aumentar la velocidad del líquido hasta unos 100 metros por segundo, una velocidad suficientemente rápida para poder perforar la piel.

“Estamos interesados en este proyecto porque los desechos médicos, sobre todo agujas, representan un serio problema de salud pública. Los casos de piquetes accidentales de trabajadores de salud los exponen a múltiples enfermedades como hepatitis, VIH, entre otras”, explicó el doctor Rubén Ramos García, colaborador del proyecto e investigador del INAOE.

Por otra parte, la Secretaría de Salud emitió cifras sobre la primera Semana Nacional de Vacunación en el país durante el año 2015, las cuales revelaron que sólo en esa semana se aplicaron cerca de 10 millones de inyecciones, pertenecientes a una sola vacuna.

Hasta ahora, el prototipo ha sido probado en maniquíes que estimulan la piel humana. El costo del dispositivo es de dos mil dólares, más caro que una jeringa, sin embargo su inversión es menor al gasto erogado por 10 millones de agujas. Además, evita desechos médicos peligrosos que generan las inyecciones convencionales.

Acerca del autor

Post relacionados

Contestar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *