Bad hombres vs. good hombres

Bad hombres vs. good hombres

J. Jesús Esquivel

Corresponsal de la revista Proceso en Washington

@JJesusEsquivel

 

Bad hombres vs. good hombres

Washington – Si la mención de Donald Trump a Enrique Peña Nieto de enviar a México a elementos del Pentágono para contener al narcotráfico es broma o una declaración descontextualizada, es lo de menos. Lo grave es que el presidente de Estados Unidos quiera militarizar la lucha contra el trafico de drogas en México.

Sin la grabación de la conversación telefónica que sostuvieron Trump y Peña Nieto, nunca podremos determinar cuál fue la verdadera intención del emperador de la Casa Blanca.

La ignorancia de Trump en los temas de la agenda bilateral y sus fanfarronerías para arreglar lo que desconoce, lo orilla a hacer consideraciones totalmente erróneas y desproporcionadas.

En las mismas agencias federales de Estados Unidos dedicadas a contener la entrada, transporte, trasiego y venta de drogas, temen que el presidente cometa una equivocación irreparable.

Cierto es que para contener al poderosísimo narcotráfico mexicano, en México se necesitaría a un ejército como el que posee Estados Unidos. Los costos de una lucha militarizada en este sentido los conocemos los mexicanos.

Si en México hay “bad hombres” dedicados a vender drogas, es porque los “good hombres”, como Trump, cierran los ojos a la realidad tan deplorable y catastrófica de la epidemia de consumo de todo tipo de narcóticos en Estados Unidos.

Primero, Trump había dicho que la construcción del muro en la frontera con México sería capaz de parar el flujo de drogas y desmantelar a los cárteles. Ahora, posiblemente ya con un mínimo conocimiento del manejo gubernamental, a Trump los auténticos “good hombres” que combaten el trafico y consumo de drogas le han convencido de que un muro fronterizo no es un impedimento para los negocios e intereses del crimen organizado. Extremista y unilateral como todo emperador, Trump ahora quiere que sea el Pentágono el que ayude al corrupto gobierno mexicano a desmantelar al narcotráfico.

En la entrevista ampliada que le hizo Bill O’Reilly a Trump, que transmitió la cadena de televisión Fox News, el presidente de Estados Unidos no tiene empacho en machacar que a Peña Nieto le ofreció los servicios del Pentágono para acabar con los cárteles.

Es justo la propuesta de Trump la evidencia de que lo piensa para intervenir en México. En el Sexenio de la Muerte de Felipe Calderón, agencias federales como la DEA estaban metidas literalmente en la cama con la PGR bajo la excusa de la supuesta guerra contra las drogas. Si hay alguna duda al respecto, que le pregunten Marisela Morales, la exprocuradora y ahora flamante cónsul en Milán, Italia.

Al principio del gobierno de Peña Nieto no fue tan obvio el descaro de las agencias estadunidenses en su injerencia para el combate al narcotráfico, pero lo hubo. La captura de Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera, en febrero de 2014, la hicieron agentes de la DEA, FBI, US Marshall y la CIA, disfrazados de marinos mexicanos.

El 17 de octubre de este año saldrá a la venta en Estados Unidos el libro “Hunting El Chapo”, escrito bajo seudónimo por uno de los agentes de la DEA que ataviado con el uniforme de la Marina de México esposó a El Chapo.

El libro, según adelantó la editorial HarperCollins, será un recuento de todos los detalles de aquella captura de “El Chapo” en la que, según el gobierno de Peña Nieto, la DEA no estuvo presente.

La presencia de agentes estadunidenses en México no es nueva ni es noticia, es el denominador común de la corresponsabilidad que creo el Sexenio de la Muerte. Sacarlos del país es improbable.

Lo alarmante es que Trump piense que con la militarización de la lucha contra el narcotráfico en México elevada a la máxima potencia con la mano del Pentágono, puede acabar en un dos por tres con los cárteles del narcotráfico.

Lo aun más lamentable es que los “good hombres” de Estados Unidos sigan volteando la cara para no mirar a los miles y miles de estadunidenses que mueren por sobredosis de droga.

Related posts

1 Comment

  1. JUAN MANUEL LUPERCIO NAVARRO

    SOBRIO Y MUY BUEN ARTICULO. GRACIAS, JESUS ESQUIVEL. ME PARECEN MUY BUENAS Y VALIDAS SUS REFLEXIONES Y CONCLUSIONES. SALUDOS GRATOS.

    Contestar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *