El gasolinazo y Javier Duarte

El gasolinazo y Javier Duarte

J. Jesús Esquivel
Corresponsal de la revista Proceso en Washington
@JJesusEsquivel

 

 

 

 

El gasolinazo y Javier Duarte

 

Washington – La insensibilidad de Enrique Peña Nieto ante la indignación y desesperación de nosotros los mexicanos por la hecatombe económica que nos viene al bolsillo a causa del gasolinazo, quedó demostrada al firmar un “acuerdo” entre sus subordinados del gabinete y los serviciales y corruptos líderes sindicales.

 

No quiero minimizar este deplorable error del hijo predilecto de Atlacomulco, las manifestaciones por todo el país por el gasolinazo son más que un manifiesto del fin de su sexenio, pero me sigue indignando más que un pillo de talla mundial como Javier Duarte siga gozando de libertad y de los lujos que le ofrecen los millones de dólares que se robó de Veracruz.

 

Es imposible creer que Peña Nieto y su gobierno todavía no puedan capturar a Duarte. No tengo la menor duda de que era más difícil encontrar al estadunidense de origen indú que disparó sobre su paisano e integrante del consulado de Estados Unidos en Guadalajara, que a Duarte. Pero en México hay niveles y clases sociales hasta para atrapar a delincuentes.

 

Claro que saben los dirigidos por el atlacomulquense donde está escondido Duarte y los millones de dólares que sacó de Veracruz. Los mexicanos estamos hartos de que Los Pinos, la PGR y Gobernación nos tomen el pelo.

 

La impunidad, la corrupción, el descaro y la incapacidad de Peña Nieto para gobernar tiene al país al borde de la anarquía. Duarte no es cualquier delincuente, se robó cientos de millones de pesos, y de manera tan descarada, que el gasolinazo desde mi punto de vista no es nada en comparación con el daño que un solo político corrupto y priista causó a los ciudadanos del estado de Veracruz.

 

Si Peña Nieto y sus secretarios de Estado que aspiran a la grande, como Miguel Ángel Osorio Chong, José Antonio Meade y hasta el aprendiz Luis Videgaray Caso, aunque lo niegue, siguen creyendo que pueden todavía ganar las elecciones de 2018, lamento gritarles y reiterarles lo contrario: ¡No ganarán!

 

Capturar a Duarte y entregar al pueblo mexicano al delincuente en un momento especial del calendario electoral, no les servirá de nada. Al contrario, eso sería la mejor demostración de sus actos de corrupción premeditados y perfectamente calculados. La aprehensión y envío a la cárcel de Duarte tiene que ser ya, para ayer. La sociedad entera lo demanda.

 

La dilación para echarle el guante al corrupto exgobernador de Veracruz son clavos para el ataúd electoral del Grupo Atlacomulco y el PRI, no un as escondido bajo la manga.

 

El ejemplo del nuevo PRI, como prematuramente llamó Peña Nieto a Duarte, no puede estar escondido bajo la tierra. La rata es tan grande que los desagües o fosas sépticas de cualquier ciudad o nación donde se encuentre tarde o temprano la van a vomitar.

 

Osorio Chong, que presume la efectividad del Cisen y de otros servicios de inteligencia del país, ya tendría que haber presentado su renuncia como titular de Gobernación, ante el tamaño del fracaso y ridículo que Duarte le hizo pasar con su fuga y ahora efectiva manera de presuntamente saber esconderse.

 

Los mexicanos seguimos sin entender la eficacia de los servicios del gobierno cuando se trata de aplicar la ley y la justicia para los intereses de otros, como los de Estados Unidos.

 

La corrupción de Duarte y los millones de dólares del erario público que se embolsó, es una ignominia más grande que el gasolinazo y la curva de aprendizaje de Videgaray para doblegarse ante el próximo presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

 

No puede ser posible que Duarte sea tan astuto como para hacerse ojo de hormiga ante el gobierno de Peña Nieto.

 

Si el hijo prodigo, ¡perdón!, predilecto de Atlacomulco me preguntara que haría yo ante la burla del hampón jarocho, mi respuesta sería arrestarlo ya y castigarlo con todo el peso de la ley para por lo menos demostrarle a un pueblo que está ofendido e indignado, que al gobierno le queda un poco de vergüenza y de dignidad, pese a todo el alud de corrupción (que no es cultural), que sepultó a su gobierno desde hace rato.

Acerca del autor

Post relacionados

2 Comentarios

  1. Alicia Sosa

    Considero que si se captura, enjuicia y recauda el dinero robado por Duarte y tantos otros (por lo menos de los últimos 12 años), se tendría dinero suficiente para evitar sus medidas desafortunadas, que no resuelven nada, pues la afectación a la población es de tal magnitud que afectará empleos, escuelas, salud, transporte, producción, PYMES, etc.
    Además lo que debería hacer SHCP, es cobrar a todas las empresas que les a permitido burlar el fisco.

    Contestar
  2. BBBBB

    A PEÑA NIETO Y A OSORIO CHONG YA SE LE HAN ESCAPADO DOS DELINCUENTES.
    EL CHAPO GUZMAN LOERA Y JAVIER DUARTE. ME PREGUNTO SI LA PGR Y EL SICEN CONTRATARAN A SOON PEN Y KATE DEL CASTILLO PARA ENCONTRAR A JAVIER DUARTE??? . ION
    ADEMAS ELLA NO CUENTA CON EL DINERO DE LA NACION PARA BUSCARLO.
    EN CAMBIO EL GOBIERNO. PGR, SICEN, INTERPOL. TIENEN TODA LA TECNOLOGIA, Y MEDIOS PARA ENCONTRARLO.

    Contestar

Contestar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *