Deportan a 50 personas a Afganistán, “un país seguro”

Deportan a 50 personas a Afganistán, “un país seguro”

Protestas contra las deportaciones este 14 de diciembre en el aeropuerto de Fráncfort. Foto en DW

Deportan 50 personas a Afganistán, “un país seguro”

– Las primeras deportaciones desde Alemania a Afganistán causaron desacuerdo e indignación.

Por Timo Dorsch

Un poco menos de dos semanas antes de navidad, el 13 de diciembre, el gobierno alemán deportó desde la ciudad de Frankfurt am Main los primeros 50 Afganos a su país de origen.

El anuncio ha causado mucho ruido e indignación entre organizaciones de derechos humanos e iniciativas políticas con sede en Alemania que se dedican a la defensa de los derechos de los migrantes en este país. La deportación fue acompañada por protestas en las zonas del aeropuerto de Frankfurt.

La decisión, impulsada por el ministro de asuntos interiores Thomas de Maizière, tiene su respaldo jurídico en una modificación de la lista de los países de origen seguros. Solamente cuando una entidad estatal esté declarada como segura, o sea que cuenta con las condiciones necesarias para garantizar la integridad física de la persona deportada, el gobierno alemán puede proceder legalmente. Lo que parece como una garantía ante posibles abusos del Estado, tiende a convertirse en una herramienta flexible.

Poco después de que casi el mundo entero celebró a la cancillera alemana, Angela Merkel, por su decisión valiosa de dar la bienvenida a cientos de miles de refugiados que buscaban entrar a su país, el mismo gobierno impulsó reformas restrictivas en el ámbito migratorio. Una de las consecuencias: Afghanistan fue integrado a la lista de los países seguros.

Posterior a la intervención militar, Afganistán iba a ser un país ejemplar en la región; seguro, pacificado y con un crecimiento económico estable. Por muchos años ese ha sido el discurso oficial de los países inversores.

Sin embargo, aún una década después miles de personas huyen de Afganistán, mayormente debido a los conflictos armados internos. Cuando en diciembre un equipo de reporteros del programa de televisión “Monitor” publicó su trabajo sobre su visita en aquel país y sus supuestas regiones seguras, dio a conocer que uno de los dos elementos básicos para moverse en esta zona es contar con un chaleco protector nivel IV. La ciudad Masar-i-Scharif, ubicada en la zona norte, es una de las entidades declaradas como seguras.

Últimamente, los diplomáticos alemanes se han mudado desde el centro de la ciudad hacia el campo militar Marmal. En septiembre, Hadi Marifat de la organización Afghan Human Rights and Democracy Organisation (AHRDO), contraparte de la ONG alemana medico international a la que fue otorgada el premio nobel de la paz en 1997, declaró: “En el año pasado 11,000 personas fueron victimas de la violencia, más de 7000 fueron lesionadas, más de 3000 murieron. Más que en el año anterior y el doble que en 2009. Cuando en las mañanas me despido de mi mamá, no sé si la vuelvo a ver en la noche”.

Asimismo, Marifat tuvo noticia de personas que después de su retorno no voluntario fueron asesinadas o capturadas por los talibanes. Por ello, enfatizó: “No se puede tirar a los seres humanos como basura”.

Related posts

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *