La tentación autoritaria (Margensur)

La tentación autoritaria (Margensur)

Alejandro Saldaña Rosas
Sociólogo. Profesor Investigador de la Universidad Veracruzana
Twitter: @alesal3 / Facebook: Compa Saldaña

La tentación autoritaria

El 1º de diciembre Miguel Ángel Yunes Linares tomó posesión como gobernador de Veracruz. Ni las amenazas de rancios priistas resentidos ni el clima de tensión en la entidad impidieron que el abanderado de la alianza PAN-PRD se convirtiera en el primer gobernador veracruzano que no llega al cargo bajo los colores del PRI. Si bien para mucha gente el nuevo gobierno abre expectativas de un cambio, hay signos que indican que el autoritarismo está muy lejos de haber sido desterrado de Veracruz y antes al contrario, la tentación de recurrir a él está latente.

            En días recientes hemos sido testigos de tres sucesos que son más que preocupantes: i) las amenazas a periodistas, específicamente a Víctor Hugo Arteaga y a Aurelio Contreras, que han evidenciado la corrupción y el desfalco de la administración duartista; ii) el allanamiento al domicilio particular de la diputada Daniela Griego Ceballos, legisladora ciudadana que llegó al Congreso veracruzano bajo las siglas de Morena; iii) i) el discurso de Miguel Ángel Yunes Linares durante la toma de posesión como gobernador. Tres hechos que son una pincelada de que la tentación autoritaria, e inclusive criminal, recorre a todo el estado.

            Las amenazas a periodistas son el primer evento que nos deja ver que el autoritarismo en Veracruz es moneda corriente. Inaceptable que a profesionales del periodismo se les pretenda silenciar con amenazas, si no es que con actos más graves. Bien sabemos que la debacle del gobierno de Javier Duarte se aceleró por el reportaje de Animal Político “Las empresas fantasma en Veracruz” (http://www.animalpolitico.com/2016/06/las-empresas-fantasma-en-veracruz-asi-desaparecio-el-gobierno-645-mdp/). Víctor Hugo Arteaga, periodista que junto con Daniel Moreno y Arturo Ángel participó en la investigación que duró más de dos años, fue amenazado desde antes de haber salido a la luz su reportaje, al punto que inclusive tuvo que abandonar el estado. Las amenazas también lo obligaron a pedir que su firma fuera retirada del reportaje. Las intimidaciones no han cesado: el 24 de noviembre Arteaga y Arturo Ángel recibieron amenazas por Twitter.

amenazas-a-periodistas-animal-politico

            Por otra parte, Aurelio Contreras, columnista y periodista de reconocida trayectoria en Veracruz, ha recibido amenazas a través de correo electrónico.

amenaza-aurelio-contreras

            No es la primera vez que Aurelio recibe amenazas. Hace unos meses, el empresario José Abella (director del periódico El Buen Tono) lanzó una serie de insultos en contra del prestigiado columnista por cuestionarle sobre una fotografía en la que aparece rodeado de hombres armados.

            Las amenazas, golpizas, chantajes y agresiones a la prensa fueron algunos de los signos más funestos del gobierno de Duarte: imposible olvidar que durante su mandato fueron asesinados 19 periodistas, entre ellos Regina Martínez, Rubén Espinosa y Moisés Sánchez. Como es innegable, estamos aún muy lejos de que el periodismo se ejerza en plena libertad y en óptimas condiciones laborales para el gremio (salarios, prestaciones, equipamiento, capacitación).

            El segundo grave suceso que indica que en Veracruz el estado de derecho es inexistente es el allanamiento al domicilio de la diputada Daniela Griego Ceballos. El jueves 1º de diciembre denunció en redes sociales que el miércoles 30 de noviembre alguien había entrado a su casa y había revuelto sus pertenencias, al parecer sin robar nada. Los peritos que acudieron al lugar no encontraron huella alguna, por lo que se infiere que el o los intrusos usaron guantes. Aquí el video que subió a redes sociales denunciando el allanamiento de su casa: https://www.facebook.com/DanielaGriegoCeballos/

            Daniela Griego se ha distinguido durante muchos años como activista social, como consejera electoral y ahora como diputada, por asumir un compromiso bien claro con las luchas populares, con posiciones políticas críticas, fundamentadas y pugnando por los derechos de las mayorías. Su actividad en el Congreso veracruzano ha sido intensa y con irrestricto apego a la ética profesional que ha mantenido a lo largo de toda su carrera política. Daniela representa no sólo a las y los ciudadanos del distrito X (Xalapa urbano) que la eligieron, sino a las mejores causas democráticas de millones de veracruzanos y veracruzanas que día a día luchan en defensa de sus territorios, sus ríos, sus derechos como minorías, sus salarios y prestaciones, su derecho a la educación, su libertad de expresión, de reunión, de tránsito, en una palabra: pueblos y ciudadanos que luchan por sus derechos. Daniela Griego es expresión de esas luchas, de esas causas.

            La intrusión al domicilio de Daniela tiene una clara connotación política: intimidar a la legisladora. Como ella lo ha expresado, el gobernador Miguel Ángel Yunes Linares está en la obligación de garantizar la seguridad y la libertad de Daniela, así como la de todos los habitantes de la entidad.

            Si las amenazas a los periodistas Arteaga y Contreras y el allanamiento del domicilio de la diputada Griego pudieran considerarse parte de los estertores del régimen de Fidel Herrera y Javier Duarte (cosa que deberán determinar las investigaciones de la Fiscalía), la siguiente pieza de oratoria es responsabilidad absoluta del gobernador Miguel Ángel Yunes Linares; como se indicó al inicio de esta columna, los tres sucesos forman parte de la misma tendencia: la tentación autoritaria.

            Mal inicio el de Yunes Linares. Prometió que el día 1º de diciembre al tomar posesión revelaría información que iba a “cimbrar a México”. Esto fue lo que dijo el 12 de octubre, luego de que Duarte pidiera licencia al cargo: “El primero de diciembre México se cimbrará cuando dé a conocer lo que tenemos de información acerca de la corrupción de Duarte y hasta dónde llegó la corrupción de Javier Duarte” (http://aristeguinoticias.com/1210/mexico/tengo-informacion-sobre-duarte-que-cimbrara-mexico-yunes/). Hasta el momento de escribir este texto (3 de diciembre), Yunes Linares no ha dado a conocer la información que cimbraría al país. O Yunes Linares mintió y no tiene tal información o desde Los Pinos lo hicieron callar, o lo hizo como parte de una estrategia (chantaje) política. En cualquier caso es muy delicado puesto que arriba al cargo llenándose la boca de promesas que de inmediato comienza a incumplir. Y su incumplimiento resulta aun más preocupante a la luz de su discurso de toma de posesión.

            Que vaya con “todo el peso de la ley” en contra de Fidel Herrera, Javier Duarte y sus secuaces no es opción ni motivo para felicitarlo: es su obligación. Preocupa, no obstante, que amenace a las y los veracruzanos que pretendan ejercer su derecho de manifestación: “no llevarán a Veracruz a la anarquía. Asumo el compromiso de que haré respetar el derecho constitucional al libre tránsito, cuya violación diaria ha trastocado la vida de Veracruz y ha causado un grave daño a la convivencia social y a nuestra economía. Orden en la vida cotidiana, en nuestras calles y avenidas. Orden en nuestras carreteras, en nuestros caminos, hoy bloqueados cada día en protestas por la corrupción e incumplimientos acumulados en casi dos décadas de mal gobierno”. En un estado donde la población ha sido sistemáticamente agraviada, las amenazas a las garantías individuales (la tentación autoritaria) no es la mejor forma de iniciar un gobierno.

            Preocupante el discurso de Yunes Linares porque evoca con fuerza a uno de los más terribles represores de este país (y mire que hay cada fichita): Gustavo Díaz Ordaz.

            En su 5º informe de gobierno (1969), Gustavo Díaz Ordaz justificó la represión del 2 de octubre con estas palabras: “La inmensa mayoría de la nación se manifestó decididamente a favor del orden y en contra de la anarquía… Por mi parte, asumo íntegramente la responsabilidad: personal, ética, social, jurídica, política histórica, por las decisiones del Gobierno en relación con los sucesos del año pasado”. (http://www.biblioteca.tv/artman2/publish/1969_86/Mensaje_del_Quinto_Informe_que_rindi_al_H_Congreso_294.shtml)

            Las similitudes del discurso de Gustavo Díaz Ordaz y de Miguel Ángel Yunes Linares son evidentes: culpan a la “anarquía”, claman por el “orden” y asumen a título personal, no como representantes de instituciones acotadas por la ley, las consecuencias de sus actos y sus decisiones.

            Conocemos bien la historia del México de finales de los años sesenta, falta ver qué nos depara la historia en el Veracruz de 2016 y años venideros. Lo que es cierto es que Yunes Linares ha iniciado mal su mandato: amenazando a la sociedad que, hay que subrayarlo, no sólo está agraviada sino muy crispada, irritada. De no pagarse sueldos y aguinaldos en las próximas semanas seguramente las calles de Xalapa, Veracruz, Córdoba, etc. volverán a ser ocupadas por manifestantes que exigen lo que por derecho les corresponde. Reprimir sería lo peor que pudiera hacer Yunes Linares a través de su flamante secretario de Gobierno, el perredista Rogelio Franco, pero la tentación autoritaria allí está.

            El brutalmente corrupto, perverso y criminal Javier Duarte no gobierna más, pero el duartismo-fidelismo está muy lejos de haber abandonado a Veracruz. El peligro que corremos es que la tentación autoritaria de Miguel Ángel Yunes Linares se haga manifiesta violentando garantías individuales, proscribiendo a la prensa crítica, ahogando toda expresión opositora. La tentación autoritaria tiene innumerables adeptos en las filas del PAN, cuyos lazos con organizaciones filo nazistas (como El Yunque) han sido documentados, en las del PRD de los Chuchos, pero también en una parte de la población que cree que con más represión el estado “volverá al orden y al progreso”. Como sabemos, en México también hay trumpistas.

            Si la tentación autoritaria del gobernador Miguel Ángel Yunes Linares no se detiene contundentemente y a tiempo, la “transición” veracruzana será simple retórica. Y lo más grave: el fidelismo-duartismo tendría continuidad en el yunismo.

About The Author

Related posts

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *